April 7, 2020

¿Ser Amable o Portarse Bien?

“You forgive yourself by realizing that nobody can act beyond their level of counsciousness “
Eckhart Tolle
¡Finalmente llegó la LUNA LLENA EN LIBRA!
Les quiero contar mi experiencia con ésta energía, porque nací bajo ésta luna y éste año cae EXACTAMENTE arriba de mi luna astrológica.
La luna en astrología representa nuestro refugio emocional de la infancia. Tiene mucho que ver con cómo nuestra madre y familia nos concedían el afecto, la nutrición y la sensación de “ser parte”. 
Cuando hay lunas llenas como hoy, se mueve mucho éstas emociones de la niñez  y , dependiendo en qué signo cae la luna llena, tenemos que revisar diferentes temas que deben ser completados,  ya que llevan gestándose desde hace 6 meses, cuando fue la luna nueva en dicho signo.  Es un proceso emocional que finaliza cierto tema, en éste caso: LAS RELACIONES.
Nuestra luna es también la moneda de cambio por afecto: por qué cosas nos premiaban y por cuáles nos castigaban. Si vemos nuestras lunas en nuestra carta astral podremos entender nuestros mecanismos más profundos de manipulación, así como nuestros grandes dones, pues es una energía que nos fluye naturalmente, desde un lugar instintivo, emocional.
De alguna manera, yo creo que nuestra sociedad se rige colectivamente por una luna en Libra por fuera y una enmascarada luna en Escorpio por dentro.
¿En español?  LIBRA es un signo que tiene todo que ver con el otro: Es ése momento en el horóscopo donde comienza a existir un otro.  También es el signo de la armonía de las formas, de la diplomacia y la belleza.  Socialmente nos obligan a “ser amables”con el otro constantemente (¡Y más en México!), pero en el fondo, se da por hecho que una no debe confiar mucho en el otro, por éso digo que tenemos una luna en Escorpio enmascarada…
En la luna en Libra, hay una exigencia de estar “disponible” para el otro. Se da por hecho que es gracias a la mirada del otro que yo “gano” algún valor.  Les digo por experiencia, en una luna en Libra no trabajada, todas mis necesidades dependen, paradójicamente, de complacer al otro o la otra.  
¡Vaya ironía! 
Las lunas en libra somos expertas en complacer, porque captamos inmediatamente la necesidad del otro y podemos ponernos donde sea (somos sumamente adaptables y camaleónicas) para que el otro se sienta seguro y complacido. Éste se vuelve un gran don para terapeutas, pero en nuestra vida personal nos deja absolutamente desorientados de:  
¿Qué es lo que YO necesito?
Mamá y nuestro entorno nos premiaban si éramos niñes amables, corteses, virtuosos. La imagen que pone Carutti de cómo se cablea ésto en la infancia es una escena en la que llega el niño o niña a su casa y se encuentra a su madre, rodeada de invitados, que dice: “¡Qué hermosa es mi hija! ¿No les parece? Querida…¿Porqué no tocas un poco el piano o recitas una poesía para nosotros?”
Siempre rodeados de otras personas, nunca hubo mucha intimidad con mamá.  Hay  en ésto una gran comprensión del “juego social” desde pequeños y de alguna manera, a los niños que nacen bajo ésta luna, por destino, les tocan familias donde “la justicia social” es un tema muy importante: una se vuelve muy sensible a las aparentes “injusticias sociales”, pero al mismo tiempo, como se nos castiga mucho la confrontación, hay un congelamiento frente al otro, porque hasta al más desagradable abusador debemos agradar. 
Todo intento de espontaneidad emocional pasa por el filtro de los “buenos modales” antes…Ésto se los comparto porque siento que así vivimos un poco todos como sociedad.
Es un buen momento éste para OBSERVAR éste patrón y preguntarnos:
¿Hasta qué punto el famoso “Contrato Social” nos incluye o nos excluye?
¿Cuáles son nuestros valores de “Justicia”? ¿Son conceptos mentales humanos?
¿Confiamos en la Justicia Divina o no?
¿Hasta qué punto proyecto en el otro la posibilidad de “cubrir” mi necesidad?
¿Qué tanto mi necesidad de complacer me deja completamente desubicada de mi propia necesidad?
¿Qué precio pagamos por no sentirnos “fuera” de lo social, de la pareja, de la familia?
¿Qué tan amable es para nosotros mismos, tener que ser amables todo el tiempo?
Al mismo tiempo, ésta lunita que nos toca hoy SÍ es muy amable. Necesitábamos también poquito de color pastel y ricos aromas en éstos tiempos de tanta rudeza:
de repente un poquito de  bright kindness viene bien.
Tenemos a dos grandes titanes (Plutón y Júpiter) haciendo tensión para que tiremos a la fogata toda la dependencia y entendamos que lo social es para construir algo nuevo, pero eso nuevo no puede estar basado en lo viejo.
Nuestra antigua luna en Libra a nivel social (El Manual de Carreño que todos tenemos programado de distintas maneras en el chip humano), ya no nos sirve para lo nuevo, porque nos sofoca. 
Pero sí podemos usar sus dones que son: La amabilidad, la compasión por dónde está el otro, es decir la empatía. La belleza, los acuerdos, el balance.
¿Les cuento algo que entendí en éstos días a través de mi trabajo profundo con algunas relaciones?
En éste momento la única manera de evolucionar nuestras relaciones es con ACEPTACIÓN Y COMPASIÓN.
Aceptar profundamente donde estamos y donde está el otro, aunque a veces nos parezca que no debamos estar allí, (quizás pensamos que es “injusto”)  e invocar toda la energía de empatía que tengamos.  Sin éstas dos energías, no podemos ni empezar a profundizar en lo único que puede ayudarnos:
Comprender el PROPÓSITO que tienen nuestros vínculos en nuestras vidas.
Un abrazo bien librano: lleno de amabilidad y belleza.
Tam.
🙂
Dejo una meditación a través de los Registros Akáshicos para que se hagan algunas preguntas a ustedes mismos/as.



								
							
Go top