The War is O v e r : Be Kind

September 16, 2018

¿Habrá algún ser humano en el planeta que no esté sintiendo la potencia de éstos tiempos?

Me pregunto ésta noche, porque de noche hay más espacio para preguntas.

¿Se han dado cuenta de cómo todo parece girar más y más rápido?

¿Qué es lo que se acelera?

Díganme, ¿Pasa mas rápido el tiempo o es nuestra cabeza, que como un hámster desesperado de verse en una rueda sin final
se apresura a buscar respuestas de cómo salir?….siendo su búsqueda su constante e inalcanzable meta?

¿Cuál de todos los Dioses que nos hemos creado y creído es el nos persigue con un látigo-reloj
haciéndonos sentir que llegamos tarde a todas partes?

¿Cuál de todos nuestros personajes internos es el que acepta la carrera
con tal de quedarse sin fuerza,
sin ganas,
con tal de que todo acabe pronto?

¿Les ha pasado últimamente que todos sus personajes, El Bueno, El Malo y El Feo,
TODOS,
quedan desnudos y expuestos ante la evidencia de su inexistencia,
ante la falta de su sustancia vital,
ante el aburrimiento mortal que nos hace bostezar internamente?

¡Hemos logrado aburrirnos de la vida!

Logro titánico tras la repetición inerte de los mismos gestos,
las mismas modas,
las mismas respuestas muertas a una vida viva,
una vida que nunca se repite…
pero a la cual insistimos querer atrapar en definiciones duraderas y confiables,
medibles en sus formas y volúmenes,
que nos den la seguridad que nosotros mismos inventamos que no tenemos.

Estamos experimentando una violenta bajada a la Tierra:

Ground Control to Major Tom…

A bajarse de la capsula espacial, a pisar nuestra Tierra.

Una bajada a la realidad innegable de cómo nos tratamos,
de cómo habitamos nuestros cuerpos, nuestro planeta.

Y nos angustia lo que vemos.

No soportamos la intensidad de auto-inflingirnos la cuota diaria de dolor que justifique nuestra existencia.

Esa cuota de esfuerzo que nos cubra la entrada al paraíso en algún tiempo por-venir.

¿Quién dijo? ¿En que momento se nos ocurrió que vivir cuesta?

A veces siento que me relaciono con la vida como si fuera el típico chiste pesado del compañerito de primaria que te invita a sentarte para sacarte la silla.

Tenemos tanto miedo de caer…

Y por otro lado, honestamente, sabemos que del suelo no pasamos.

El abismo es mental.
El enemigo se cree invisible, se cree enemigo.
Vive con miedo, es decir, no vive y aun así…
La distancia más alta de la que caemos es de los altos picos montañosos de nuestros ideales.

Del intento reiterado y refinado de que la vida sea otra cosa.

Y la vida se luce en enseñarnos que Es lo que Es.

Al Pan , Pan y al Vino, Vino: Ground Control to Major Tom.

Parece que la vida nos toca el timbre del Pent House de la Mente para que bajemos a jugar.

Es tremendo lo que estamos viviendo como humanidad:
No hay quien no se vea a si mismo como nunca antes.
No hay nadie que no se vea a si mismo en otro, como nunca antes.

Esta nueva perspectiva nos aterra,
porque aun juzgamos lo que vemos,
aun usamos tiempo en interpretarlo.

No toleramos vernos maltratar la vida,
tratarnos de maneras insólitas en los fueros mas íntimos de nuestra vida cotidiana
y no saber cómo salir de ése piloto automático
que nos hace apretar entrepiso, cuando vamos a planta baja.

No nos perdonamos nunca.

Últimamente me he parado a preguntarme en cada gesto, en cada acción,

¿ESTOY SIENDO AMABLE CONMIGO?

Y muchas veces la respuesta es automática-mente: No.

Preguntemos a cualquier persona cuál es su deseo mas profundo de vida

y la mayoría hablará de Paz, de Naturaleza, de Abundancia, de Afectos.

Alguien sabe, entonces,
¿Por qué insistimos en vivir una vida que no queremos?

No sabría contestarles, pero me da la sensación de que tendremos que ser muy amables con la respuesta.

En la tranquilidad de ser amables nace la clave que nos invita a vivir el momento presente.

Todavía no creemos que el momento presente es de fiar
y buscamos apoyar nuestra seguridad en separarnos de la vida
para, quizás, poder controlarla…aunque sea un poquito.

Pero “Every body knows the war is over” dice Leonard Cohen.

No podemos seguir inventando contrincantes y antihéroes
para competir por la vida y quizás merecernos un poco de Paz,
un cachito en un remoto y prometido Cielo…

Damita, Caballero: ¡Éso no tiene sentido! ¡No es Buen Trato!

Sin embargo ¡Nadie niega la chinga que traemos!

La Tierra se nos mueve debajo de los pies,
tambalean nuestros edificios llenos de pasado
y no hay Ferrari del año que nos de la seguridad para manejarnos por éstos tiempos
que van a la velocidad de la luz.

Amigos, más allá del guión y el escenario que nos toque vivir,
hay una seguridad en la que Sí podemos apoyarnos:

La seguridad de que me voy a tratar bien.

Ya no hay ni tiempo de juzgar al de al lado, ni al de adentro, ni al que juzga.

Esta viviendo lo mismo que Yo.

Toca acompañarnos, volver a Casa.

Un Abrazo desde el mismo lugar.

Go top